Nacionalidad Francesa

Título Primero bis

De la nacionalidad francesa

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993, Diario Oficial de 23 de julio de 1993)

Capítulo I: Disposiciones generales

Artículo 17

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

La nacionalidad francesa se atribuye, se adquiere o se pierde de acuerdo con las disposiciones fijadas por el presente título, a reserva de la aplicación de los tratados y demás compromisos internacionales de Francia.

Artículo 17-1

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

Las nuevas leyes relativas a la atribución de la nacionalidad de origen se aplican a las personas todavía menores en la fecha de su entrada en vigor sin perjudicar los derechos adquiridos por terceros y sin que la validez de los actos realizados anteriormente pueda ser impugnada por causa de nacionalidad.

Las disposiciones del apartado precedente se aplican a título interpretativo a las leyes sobre la nacionalidad de origen que hayan entrado en vigor tras la promulgación del título I del presente código.

Artículo 17-2

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

La adquisición y la pérdida de la nacionalidad francesa se rigen por la ley vigente en el momento del acto o del hecho al que la ley concede esos efectos.

Las disposiciones del apartado anterior regulan, a título interpretativo, la aplicación en el tiempo de las leyes de nacionalidad que han estado en vigor antes del 19 de octubre de 1945.

Artículo 17-3

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993 art. 50 Diario Oficial de 23 de julio de 1993)

Las solicitudes destinadas a adquirir, perder la nacionalidad francesa o recuperar esta nacionalidad, así como las declaraciones de nacionalidad, podrán formularse sin autorización desde los dieciséis años en las condiciones previstas por la ley.

El menor de dieciséis años debe estar representado por quien o quienes ejerzan la patria potestad sobre él.

(Ley nº 95-125 de 8 de febrero de 1995 art. 34 Diario Oficial de 9 de febrero de 1995 en vigor el 1 de agosto de 1995). Igualmente debe estar representado el menor de dieciséis a dieciocho años cuya alteración de las facultades mentales o corporales impida la expresión de su voluntad. El impedimento lo confirmará el juge des tutellesde oficio, a petición de un miembro de la familia del menor o del ministerio público, a la vista de un certificado expedido por un médico especialista seleccionado en una lista establecida por el Procurador de la República.

Cuando el menor mencionado en el apartado anterior se encuentre bajo tutela, su representación corresponderá al tutor autorizado a ese efecto por el consejo de familia.

Artículo 17-4

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

En el sentido del presente título la expresión “En Francia” se entiende del territorio metropolitano, de los departamentos y los territorios de ultramar (Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) y de las colectividades territoriales de Mayotte y de Saint-Pierre-et-Miquelon.

Artículo 17-5

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) En el presente título mayoría y minoría de edad se entienden en el sentido de la ley francesa.

Artículo 17-6

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) Para la determinación, en cualquier momento, del territorio francés, se han tenido en cuenta las modificaciones derivadas de los actos de la autoridad pública francesa adoptados en aplicación de la Constitución y de las leyes, así como de los tratados internacionales establecidos anteriormente.

Artículo 17-7

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) Los efectos sobre la nacionalidad francesa de las anexiones y cesiones de territorios se regulan por las disposiciones siguientes a falta de estipulaciones convencionales.

Artículo 17-8

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) Los súbditos del Estado cedente, domiciliados en los territorios anexionados el día de transferencia de la soberanía, adquieren la nacionalidad francesa a menos que establezcan efectivamente su domicilio fuera de esos territorios. Bajo la misma reserva, los súbditos franceses domiciliados en los territorios cedidos el día de la transferencia de soberanía pierden esa nacionalidad.

Artículo 17-9

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) Los efectos sobre la nacionalidad francesa de la accesión a la independencia de antiguos departamentos o territorios de ultramar de la República, están determinados en el capítulo VII del presente título.

Artículo 17-10

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) Las disposiciones del artículo 17-8 se aplican, a título interpretativo, a los cambios de nacionalidad consecutivos a las anexiones y cesiones de territorios resultantes de tratados anteriores al 19 de octubre de 1945.

Sin embargo, las personas extranjeras que estuvieren domiciliadas en los territorios retrocedidos por Francia conforme al tratado de París de 30 de mayo de 1814 y que, como consecuencia de este tratado, hayan trasladado su domicilio a Francia, no habrán podido adquirir por ello la nacionalidad francesa a menos que se hayan atenido a las disposiciones de la ley de 14 de octubre de 1814. Los franceses que nacieron fuera de los territorios retrocedidos y que han conservado su domicilio en estos territorios no han perdido la nacionalidad francesa por la aplicación del tratado mencionado.

Artículo 17-11

Sin que pueda perjudicarse la interpretación dada a los acuerdos anteriores, el cambio de nacionalidad no puede resultar en ningún caso de un convenio internacional si éste no lo prevé expresamente.

Artículo 17-12

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) Cuando en los términos de un convenio internacional el cambio de nacionalidad esté subordinado a la realización de un acto de opción, este acto estará determinado en su forma por la ley del país contratante en el que esté instituido.


Capítulo II

De la nacionalidad francesa de origen

Sección I: De los franceses por filiación

Artículo 18

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)Son franceses los hijos, matrimoniales o no matrimoniales, de los que uno de los padres al menos es francés.

Artículo 18-1

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) No obstante, si uno sólo de los padres es francés, el hijo que no ha nacido en Francia tiene la facultad de rechazar la calidad de francés dentro de los seis meses anteriores a su mayoría de edad y en los doce meses siguientes.

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) Esta facultad se pierde si el padre extranjero o apátrida adquiere la nacionalidad francesa durante la minoría de edad del hijo.


Sección II: De los franceses por nacimiento en Francia

Artículo 19

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)Es francés el hijo nacido en Francia de padres desconocidos.

Sin embargo, se considerará que no ha sido nunca francés si durante su minoría de edad su filiación se ha establecido con respecto a un extranjero y si posee la nacionalidad de éste conforme a la ley nacional de su progenitor.

Artículo 19-1

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)Son franceses:

1º Los hijos nacidos en Francia de padres apátridas;

2º Los hijos nacidos en Francia de padres extranjeros y a los que las leyes extranjeras no atribuyen la nacionalidad de ninguno de ellos.

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 13 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998) Sin embargo se considerará que no han sido nunca franceses si durante su minoría de edad les fuera transmitida la nacionalidad extranjera adquirida o poseída por uno de sus padres.

Artículo 19-2

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)Se supone nacido en Francia al hijo cuya partida de nacimiento ha sido expedida conforme al artículo 58 del presente código.

Artículo 19-3

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) Son franceses los hijos matrimoniales o no matrimoniales nacidos en Francia cuando al menos uno de sus padres hubiera nacido también allí.

Artículo 19-4

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) Sin embargo, si sólo ha nacido en Francia uno de los padres el hijo francés, en virtud del artículo 19-3, tiene la facultad de rechazar esta calidad dentro de los seis meses anteriores a su mayoría de edad y en los doce meses siguientes.

Esta facultad se pierde si (Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) uno de los padres adquiere la nacionalidad francesa durante la minoría de edad del hijo.


Sección III: Disposiciones comunes

Artículo 20

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) El niño que es francés en virtud de las disposiciones del presente capítulo se considera francés desde su nacimiento aunque la existencia de las condiciones requeridas por la ley para la atribución de la nacionalidad francesa sólo se haya establecido posteriormente.

La nacionalidad del hijo que ha sido objeto de adopción plena se determina de acuerdo con las distinciones establecidas en los artículos 18 y 18-1, 19-1, 19-3 y 19-4 anteriores.

Sin embargo, el establecimiento de la calidad de francés después del nacimiento no afecta a la validez de los actos anteriormente realizados por el interesado ni a los derechos antes adquiridos por terceros sobre la base de la nacionalidad aparente del niño.

Artículo 20-1

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) La filiación del hijo tienne efecto sobre la nacionalidad de éste, unicamente si ha sido establecida durante su minoría de edad.

Artículo 20-2

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) El francés que posee la facultad de rechazar la nacionalidad francesa en los casos previstos en este título puede ejercitarla por declaración suscrita conforme a los artículos 26 y siguientes.

Puede renunciar a esta facultad a partir de los dieciséis años de edad en las mismas condiciones.

Artículo 20-3

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)En los casos previstos en el artículo anterior nadie podrá rechazar la nacionalidad francesa si no prueba que posee por filiación la nacionalidad de un país extranjero.

Artículo 20-4

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 18 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998)

El Francés que entre al servicio de las armas francesas pierde la facultad de rechazo.

Artículo 20-5

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) Las disposiciones contenidas en los artículos 19-3 y 19-4 no son de aplicación a los hijos nacidos en Francia de agentes diplomáticos o cónsules de carrera de nacionalidad extranjera.

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) Estos hijos tienen sin embargo la facultad de adquirir voluntariamente la nacionalidad francesa conforme a las disposiciones (Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 14 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998) del artículo 21-11 siguiente.


Capítulo III De la adquisición de la nacionalidad francesa

Sección I De los modos de adquisición de la nacionalidad francesa

Párrafo I:Adquisición de la nacionalidad francesa en razón de la filiación

Artículo 21

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) La adopción simple no produce de pleno derecho ningún efecto sobre la nacionalidad del adoptado.


Párrafo II: Adquisición de la nacionalidad francesa en razón del matrimonio

Artículo 21-1

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) El matrimonio no produce de pleno derecho ningún efecto sobre la nacionalidad.

Artículo 21-2

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) El extranjero o apátrida que contrajere matrimonio con un cónyuge de nacionalidad francesa podrá adquirir la nacionalidad francesa por declaración después (Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 1 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998) de transcurrir un año a partir del matrimonio a condición de que en la fecha de la declaración no haya cesado la convivencia conyugal entre los esposos y el cónyuge haya conservado su nacionalidad.

El plazo (Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998) de un año se suprime cuando, antes o después del matrimonio, nace un hijo cuya filiación se establece con respecto a los dos cónyuges si se reúnen las condiciones relativas a la convivencia conyugal y a la nacionalidad del cónyuge francés.

La declaración se formulará en las condiciones previstas en los artículos 26 y siguientes. Por derogacion a las disposiciones del artículo 26-1 será registrada por el ministro encargado de las naturalizaciones.

Artículo 21-3

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) A reserva de las disposiciones previstas en los artículos 21-4 y 26-3, el interesado adquiere la nacionalidad francesa en la fecha en que se suscribe la declaración.

Artículo 21-4

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) El Gobierno puede oponerse por decreto del Conseil d’Etat, por indignidad o falta de asimilación, a la adquisición de la nacionalidad francesa por el cónyuge extranjero en el plazo de un año a partir de la fecha del recibo previsto en el apartado segundo del artículo 26 o, si se hubiere rechazado la inscripcion, a partir del día en el que se adopte por fuerza de cosa juzgada la decisión judicial que admite la regularidad de la declaración.

En caso de oposición del Gobierno se considera que el interesado no ha adquirido nunca la nacionalidad francesa.

Pero la validez de los actos realizados entre la declaración y el decreto de oposición no podrá impugnarse por el motivo de que el interesado no ha podido adquirir la nacionalidad francesa.

Artículo 21-5

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) El matrimonio declarado nulo por una decisión de un órgano jurisdiccional francés o de un órgano jurisdiccional extranjero cuya autoridad esté reconocida en Francia no caduca la declaración prevista en el artículo 21-2 en favor del cónyuge que lo ha contraído de buena fe.

Artículo 21-6

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) La anulación del matrimonio no produce ningún efecto sobre la nacionalidad de los hijos nacidos de él.


Párrafo III: Adquisición de la nacionalidad francesa en razón del nacimiento y de la residencia en Francia

Artículo 21-7

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 2 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998). Todo hijo nacido en Francia de padres extranjeros adquiere la nacionalidad francesa a su mayoría de edad si en esa fecha tiene su residencia en Francia y se ha tenido su residencia habitual en Francia durante un período continuo o discontinuo de cinco años como mínimo desde la edad de once años.

Los tribunaux d’instance, las colectividades territoriales, los organismos y servicios públicos y en particular los establecimiantos de enseñanza están obligados a informar al público, y especialmente a las personas a las que se aplica el primer apartado, de las disposiciones vigentes en materia de nacionalidad. Las condiciones de esta información se fijan por decreto en Conseil d’Etat.

Artículo 21-8

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 3 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998) El interesado tiene la facultad de declarar, en las condiciones previstas en los artículos 26 y siguientes y siempre que pruebe que posee la nacionalidad de un Estado extranjero, que renuncia a la calidad de francés dentro de los seis meses anteriores a su mayoría de edad o en los doce meses siguientes.

En este último caso se considera que no ha sido nunca francés.

Artículo 21-9

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 4 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998). Toda persona que reúna las condiciones previstas en el artículo 21-7 para adquirir la calidad francesa pierde la facultad de renunciar a ella si entra al servicio de las armas francesas.

Todo menor nacido en Francia de padres extranjeros que se incorpore regularmente en calidad de alistado, adquiere la nacionalidad francesa en la fecha de su incorporación.

Artículo 21-10

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 5 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998). Las disposiciones de los artículos 21-7 a 21-9 no son aplicables a los hijos nacidos en Francia de agentes diplomáticos y cónsules de carrera de nacionalidad extranjera. Estos hijos tienen sin embargo la facultad de adquirir voluntariamente la nacionalidad francesa conforme a las disposiciones del artículo 21-11 siguiente.

Artículo 21-11

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 6 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998). El hijo menor nacido en Francia de padres extranjeros puede reclamar, a partir de los dieciséis años de edad y en las condiciones previstas en los artículos 26 y siguientes, la nacionalidad francesa por declaración si en el momento de su declaración tiene su residencia en Francia y si ha tenido su residencia habitual en Francia durante un período continuo o discontinuo de cinco años como mínimo desde la edad de once años.

En las mismas condiciones, la nacionalidad francesa puede reclamarse en nombre del hijo menor nacido en Francia de padres extranjeros, a partir de los trece años de edad y con su consentimiento personal, debiendo reunirse entonces la condición de residencia habitual a partir de los ocho años.


Párrafo IV: Adquisición de la nacionalidad francesa por declaración de nacionalidad

Artículo 21-12

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973). El hijo que ha sido objeto de una adopción simple por una persona de nacionalidad francesa puede declarar, hasta su mayoría de edad y en las condiciones previstas en los artículos 26 y siguientes, que reclama la calidad de francés siempre que en el momento de su declaración resida en Francia.

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 7 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998). Pero la obligación de residencia se suprime cuando el hijo ha sido adoptado por una persona de nacionalidad francesa que no reside habitualmente en Francia.

Puede reclamar la nacionalidad francesa en las mismas condiciones:

1º El niño recogido en Francia y criado por una persona de nacionalidad francesa o confiado al servicio de la asistencia social a la infancia;

2º El niño recogido en Francia y criado en condiciones que le han permitido recibir, durante cinco años al menos una formación francesa (Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) por un organismo público o por un organismo privado que presente las características determinadas por un decreto en Conseil d’Etat.

Artículo 21-13

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973) Pueden reclamar la nacionalidad francesa (Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) por declaración suscrita conforme a los artículos 26 y siguientes las personas que hubieren disfrutado, de forma constante, de la posesión de estado de Frances durante los diez años anteriores a su declaración.

Cuando la validez de los actos realizados antes de la declaración estuviere subordinada a la posesión de la nacionalidad francesa, esta validez no podrá ser impugnada por el único motivo de que el declarante carecía de esa nacionalidad.

Artículo 21-14

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) Las personas que han perdido la nacionalidad francesa en aplicación del artículo 23-6 o a las que se ha opuesto la denegación de demanda prevista por el artículo 30-3 pueden reclamar la nacionalidad francesa mediante declaración suscrita de conformidad con los artículos 26 y siguientes.

Deben haber conservado o adquirido con Francia vínculos manifiestos de carácter cultural, profesional, económico o familiar o haber cumplido servicios militares en una unidad del ejército francés o combatido en las fuerzas armadas francesas o aliadas en tiempos de guerra.

Los cónyuges sobrevivientes de las personas que han cumplido efectivamente servicios militares en una unidad del ejército francés o combatido en las fuerzas armadas francesas o aliadas en tiempos de guerra pueden beneficiarse también de las disposiciones del primer apartado del presente artículo.


Párrafo V: Adquisición de la nacionalidad francesa por decisión de la autoridad pública

Artículo 21-14-1

(Ley nº 99-1141 de 29 de diciembre de 1999 art. 1 Diario Oficial de 30 de diciembre de 1999) La nacionalidad francesa se concede por decreto a propuesta del Ministro de Defensa, a cualquier extranjero alistado en las fuerzas armadas francesas que haya sido herido en misión durante o con ocasión de un alistamiento operativo y que formule la solicitud.

En caso de muerte del interesado en las condiciones previstas en el apartado primero, el mismo procedimiento se abre a sus hijos menores de edad que el día de la muerte reunieren la condición de residencia prevista en el artículo 22-1.

Artículo 21-15

(Ley nº 99-1141 de 29 de diciembre de 1999 art. 2 Diario Oficial de 30 de diciembre de 1999) Aparte del caso previsto en el artículo 21-14-1, la adquisición de la nacionalidad francesa por decisión de la autoridad pública es consecuencia de una naturalización concedida por decreto a solicitud del extranjero.

Artículo 21-16

Nadie podrá naturalizarse si no tiene en Francia su residencia en el momento de la firma del decreto de naturalización.

Artículo 21-17

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) A reserva de las excepciones previstas en los artículos 21-18, 21-19 y 21-20, la naturalización sólo puede concederse al extranjero que justifique una residencia habitual en Francia durante los cinco años anteriores a la presentación de la solicitud.

Artículo 21-18

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

El período mencionado en el articulo 21-17 se reduce a dos años:

1º Para el extranjero que ha terminado con éxito dos años de estudios superiores a fin de obtener un diploma expedido por una universidad o un centro de enseñanza superior francés;

2º Para el que por su capacidad y talento ha prestado o puede prestar servicios importantes a Francia.

Artículo 21-19

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) Puede naturalizarse sin condicion de periodo:

1º El hijo menor de edad que continúe siendo extranjero aunque uno de sus padres haya adquirido la nacionalidad francesa;

2º El cónyuge y el hijo mayor de edad de una persona que adquiere o ha adquirido la nacionalidad francesa;

3º (Suprimido Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993));

4º El extranjero que ha cumplido efectivamente servicios militares en una unidad del ejército francés o que en tiempos de guerra ha contraído un compromiso voluntario en las fuerzas armadas francesas o aliadas;

5º El súbdito o antiguo súbdito de los territorios y los Estados en los que Francia ha ejercido la soberanía, un protectorado, un mandato o una tutela;

6º El extranjero que ha prestado servicios excepcionales a Francia o cuya naturalización presenta un interés excepcional para Francia. En este caso el decreto de naturalización sólo puede concederse previo dictamen del Conseil d’Etat por informe fundamentado del ministro competente;

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 8 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998) El extranjero que ha obtenido el estatuto de refugiado en aplicación de la ley nº 52-893 de 25 de julio de 1952, de creación de una Oficina Francesa de Protección de los Refugiados y Apátridas.

Artículo 21-20

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) Podrá ser naturalizada sin condicion de periodo la persona que pertenezca a la entidad cultural y lingüística francesa, cuando sea súbdita de los territorios o Estados en los que la lengua oficial o una de las lenguas oficiales es el francés, cuando el francés sea su lengua materna o cuando justifique una escolarización mínima de cinco años en un centro que enseña en lengua francesa.

Artículo 21-21

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) La nacionalidad francesa podrá concederse por naturalización a propuesta del Ministro de Asuntos Exteriores a todo extranjero francófono que lo solicite y que contribuya por su acción emérita a la prosperida de Francia y a la prosperidad de sus relaciones económicas internacionales.

Artículo 21-22

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) Excepto el menor de edad que pueda invocar el beneficio del segundo apartado (1º) del artículo 21-19, nadie podrá naturalizarse si no ha alcanzado los dieciocho años de edad.

Artículo 21-23

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

Nadie podrá naturalizarse si no muestra buena vida y costumbres o si ha sido objeto de una de las condenas previstas en el artículo 21-27 del presente código.

Las condenas dictadas en el extranjero podrán, no obstante, no ser tenidas en consideración; en este caso, el decreto de naturalización sólo podrá adoptarse con el dictamen conforme del Conseil d’Etat.

Artículo 21-24

No podrá naturalizarse nadie que no justifique su asimilación a la comunidad francesa, en particular por un conocimiento suficiente, según su condición, de la lengua francesa.

Artículo 21-25

Las condiciones en las que se efectuará el control de la asimilación y del estado de salud del extranjero en proceso de naturalización serán fijadas por decreto.

Artículo 21-25-1

(introducido por la Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 15 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998)

La respuesta de la autoridad pública a una solicitud de adquisición de la nacionalidad francesa por naturalización debe producirse como muy tarde dieciocho meses después de la fecha en la que se entregó al solicitante el recibo acreditativo de la entrega de todos los documentos necesarios para la constitución de un expediente completo.

Este plazo podrá prolongarse por tres meses, una sola vez, por decisión fundamentada.


Párrafo VI: Disposiciones comunes a determinados modos de adquisición de la nacionalidad francesa

Artículo 21-26

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

Está asimilada a la residencia en Francia, cuando esta residencia constituya una condición para la adquisición de la nacionalidad francesa:

1º La estancia fuera de Francia de un extranjero que ejerce una actividad profesional pública o privada por cuenta del Estado francés o de un organismo cuya actividad presenta un interés particular para la economía o la cultura francesa;

2º La estancia en los países en unión aduanera con Francia designados por decreto;

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 9 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998) La presencia fuera de Francia, en tiempo de paz como en tiempo de guerra, en una formación regular del ejército francés o en virtud de las obligaciones previstas por el libro II del Código del Servicio Nacional;

4º La estancia fuera de Francia en calidad de voluntario del servicio nacional.

La asimilación de residencia que beneficia a uno de los cónyuges se extiende al otro si habitan efectivamente juntos.

Artículo 21-27

(Ley nº 93-1027 de 24 de agosto de 1993 art. 32 Diario Oficial de 29 de agosto de 1993)

(Ley nº 93-1417 de 30 de diciembre de 1993 art. 11 II Diario Oficial de 1 de enero de 1994)

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 10 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998)

No podrá adquirir la nacionalidad francesa ni recuperar esta nacionalidad quien haya sido objeto de una condena por crímenes o delitos que constituyen un atentado contra los intereses fundamentales de la nación o un acto de terrorismo, o cualquiera que sea la infracción considerada, quien haya sido condenado a una pena igual o superior a seis meses de privación de libertad no acompañada de una medida de suspensión.

Asimismo quien haya sido objeto de una orden de expulsión no expresamente anulada o abrogada, o una inhabilitación en el territorio francés no ejecutada totalmente.

Asimismo aquél cuya estancia en Francia sea irregular a la vista de las leyes y convenios relativos a la permanencia de los extranjeros en Francia.

Las disposiciones del presente artículo no son aplicables al hijo menor de edad que pueda adquirir la nacionalidad francesa en aplicación de los artículos 21-7, 21-11, 21-12 y 22-1.


Sección II: De los efectos de la adquisición de la nacionalidad francesa

Artículo 22

La persona que hubiere adquirido la nacionalidad francesa goza de todos los derechos y responde de todas las obligaciones que conlleva la calidad de francés a partir del día de la adquisición.

Artículo 22-1

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 11 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998) El hijo menor de edad, legítimo, natural o que haya sido objeto de adopción plena, uno de cuyos padres adquiere la nacionalidad francesa, se convierte en francés de pleno derecho si tiene la misma residencia habitual que ese padre o si reside alternativamente con él en el caso de separación o divorcio.

(Ley nº 99-1141 de 29 de diciembre de 1999 art. 3 Diario Oficial de 30 de diciembre de 1999) (Ley nº 99-1141 de 29 de diciembre de 1999 art. 3 Diario Oficial de 30 de diciembre de 1999Las disposiciones del presente artículo no son aplicables al hijo de una persona que adquiere la nacionalidad francesa por decisión de la autoridad pública o por declaración de nacionalidad a menos que su apellido nombre figure mencionado en el decreto o en la declaración.

Artículo 22-2

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

Las disposiciones del artículo precedente no son aplicables al hijo casado.

Artículo 22-3

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) Sin embargo, el hijo francés en virtud del artículo 22-1 y que no ha nacido en Francia tiene la facultad de rechazar esta calidad durante los seis meses anteriores a su mayoría de edad y dentro de los doce meses siguientes.

Ejercerá esta facultad por declaración suscrita conforme a los artículos 26 y siguientes.

Puede renunciar a esta facultad a partir de los dieciséis años de edad en las mismas condiciones.

(Ley nº 72-3 de 3 de enero de 1972 art. 3 Diario Oficial de 5 de enero de 1972 en vigor el 1 de agosto de 1972)

El matrimonio está igualmente prohibido entre el tío y la sobrina, la tía y el sobrino, ya sea su parentesco legítimo o natural.

Capítulo IV

De la pérdida, de la privación y de la recuperación de la nacionalidad francesa

Sección I: De la pérdida de la nacionalidad francesa

Artículo 23

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

Las personas mayores de edad de nacionalidad francesa que residan habitualmente en el extranjero y que adquieran voluntariamente una nacionalidad extranjera sólo pierden la nacionalidad francesa si lo declaran expresamente en las condiciones previstas en los artículos 26 y siguientes del presente título.

Artículo 23-1

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

La declaración solicitando la pérdida de la nacionalidad francesa puede suscribirse a partir de la presentación de la solicitud de adquisición de la nacionalidad extranjera y, como muy tarde, en el plazo de un año a partir de la fecha de esa adquisición.

Artículo 23-2

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 19 Diario Oficial de17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998)

Los franceses menores de 35 años sólo pueden suscribir la declaración prevista en los artículos 23 y 23-1 anteriores si se encuentran en regla con las obligaciones del libro II del Código del Servicio Nacional.

Artículo 23-3

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 20 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998)

Pierden la nacionalidad francesa el Frances que ejercen la facultad de rechazar esta calidad en los casos previstos en los artículos 18-1, 19-4 y 22-3.

Artículo 23-4

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

Pierden la nacionalidad francesa los Franceses, incluso menores de edad, que teniendo una nacionalidad extranjera, esten autorizados, por su solicitud, por el Gobierno francés, para perder la calidad de Franceses

Esta autorización se concede por decreto.

Artículo 23-5

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

En caso de matrimonio con un extranjero, el cónyuge francés puede rechazar la nacionalidad francesa de acuerdo con las disposiciones de los artículos 26 y siguientes a condición de que haya adquirido la nacionalidad extranjera de su cónyuge y que la residencia habitual del matrimonio haya quedado fijada en el extranjero.

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 21 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998Pero los Franceses menores de treinta y cinco años sólo podrán ejercitar esta facultad de rechazo si se encuentran en regla con las obligaciones previstas en el libro II del Código del Servicio Nacional.

Artículo 23-6

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

La pérdida de la nacionalidad francesa puede comprobarse por sentencia cuando el interesado, francés de origen por filiación, carezca ya de estado y no haya tenido nunca su residencia habitual en Francia, si los ascendientes, por los que tenía la nacionalidad francesa, no tienen posesión de estado de franceses ni residencia en Francia desde hace medio siglo.

La sentencia determinará la fecha en la que se ha perdido la nacionalidad francesa. Puede decidir que esta nacionalidad la habían perdido los progenitores del interesado y que éste no ha sido nunca francés.

Artículo 23-7

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

El francés que se comporte de hecho como ciudadano de un país extranjero puede ser declarado perdedor de la calidad de Francés, por decreto previo dictamen conforme del Conseil d’Etat, si posee la nacionalidad de ese país.

Artículo 23-8

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

Pierden la nacionalidad francesa los Franceses que, ocupando un empleo en un ejército o un servicio público extranjero o en una organización internacional de la que no forma parte Francia o más generalmente acarreando su colaboracion, no haya renunciado a su empleo o cesado su colaboración no obstante la conminación del Gobierno.

Por decreto del Conseil d’Etat se declarará que el interesado ha perdido la nacionalidad francesa si, dentro del plazo fijado por la conminación, plazo que no podrá ser inferior a quince días ni superior a dos meses, no ha puesto fin a su actividad.

Cuando el dictamen del Conseil d’Etat sea desfavorable, la medida prevista en el apartado anterior sólo podrá adoptarse mediante decreto del Consejo de Ministros.

Artículo 23-9

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

La pérdida de la nacionalidad francesa surte efecto:

1º En el caso previsto en el artículo 23, en la fecha de adquisición de la nacionalidad extranjera;

2º En el caso previsto en los artículos 23-3 y 23-5, en la fecha de la declaración;

3º En el caso previsto en los artículos 23-4, 23-7 y 23-8, en la fecha del decreto;

4º En los casos previstos en el artículo 23-6, en el día fijado por la sentencia.


Sección II: De la recuperación de la nacionalidad francesa

Artículo 24

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

La recuperación de la nacionalidad francesa de las personas que establezcan haber poseído la calidad de Franceses, será consecuencia de un decreto o de una declaración conforme a las distinciones fijadas en los artículos siguientes.

Artículo 24-1

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

La recuperación por decreto podrá obtenerse a cualquier edad y sin condición de periodo . Por lo demás, estará sujeta a las condiciones y reglas de la naturalización.

Artículo 24-2

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 22 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998)

Las personas que hubieren perdido la nacionalidad francesa por matrimonio con un extranjero o por la adquisición, por medida individual, de una nacionalidad extranjera, a reserva de las disposiciones (Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) del artículo 21-27 podrán recuperarla por declaración suscrita en Francia o en el extranjero de conformidad con los artículos 26 y siguientes.

Deben haber conservado o adquirido con Francia vínculos manifiestos, especialmente de carácter cultural, profesional, económico o familiar.

Artículo 24-3

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) La recuperación por decreto o por declaración surtirá efecto para los hijos menores de dieciocho años en las condiciones de los artículos 22-1 y 22-2 del presente título.


Sección III: De la privación de la nacionalidad francesa

Artículo 25

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

(Ley nº 96-647 de 22 de julio de 1996 art. 12 Diario Oficial de 23 de julio de 1996)

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 23 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998)

Quien hubiere adquirido la calidad de Francés puede ser privado de la nacionalidad francesa por decreto adoptado previo dictamen conforme del Conseil d’Etat salvo si la privación tiene como resultado hacerlo apátrida:

1º Si fuere condenado por un acto calificado (Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) de crimen o delito constitutivo de un atentado contra los intereses fundamentales de la Nación o por un crimen o un delito constitutivo de acto de terrorismo;

2º Si fuere condenado por un acto calificado (Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) de crimen o delito previsto y reprimido por el capítulo II del título III del libro IV del Código Penal;

3º Si fuere condenado por haber eludido las obligaciones para él derivadas del Código del Servicio Nacional;

4º Si realizara en beneficio de un Estado extranjero actos incompatibles con la calidad de Francés y perjudiciales para los intereses de Francia.

5° Suprimido(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998)

Artículo 25-1

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

La privación sólo se produce si los hechos imputados al interesado y previstos en el artículo 25 se han producido en el plazo de diez años a partir de la fecha de la adquisición de la nacionalidad francesa.

Sólo podrá pronunciarse en el plazo de diez años a partir de la perpetración de dichos hechos.


Capítulo V

De las actas relativas a la adquisición o la pérdida de la nacionalidad francesa

Sección I: De las declaraciones de nacionalidad

Artículo 26

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) (Ley n° 98-170 de 16 de marzo de 1998) Las declaraciones de nacionalidad las reciben el juge d'instance o los cónsules en las formas determinadas por decreto en Conseil d’Etat.

Se entregará recibo de ellas despues de la entrega de los documentos necesarios para probar su admisibilidad.

Artículo 26-1

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) Toda declaración de nacionalidad debe ser registrada, so pena de nulidad, por el juge d'instance para las declaraciones suscritas en Francia o por el Ministro de Justicia para las declaraciones suscritas en el extranjero.

Artículo 26-2

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) La sede y la jurisdicción de los tribunaux d’instance competentes para recibir y registrar las declaraciones de nacionalidad francesa se fijan por decreto.

Artículo 26-3

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) El ministro o el juez rehusarán registrar las declaraciones que no reúnan las condiciones legales.

Su decisión fundamentada se notificará al declarante que podrá impugnarla ante el Tribunal de grande instance durante un plazo de seis meses. La acción podrá ejercerla personalmente el menor desde los dieciséis años de edad.

La decisión de denegación de registro debe tomarse como muy tarde seis meses después de la fecha en la que se entregó al declarante el recibo acreditativo de la entrega de todos los documentos necesarios para probar la admisibilidad de la declaración.

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 12 II Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998) El plazo se eleva a un año para las declaraciones suscritas en virtud del artículo 21-2.

Artículo 26-4

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) (Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 12 III) A falta de denegación del registro en los plazos legales, la copia de la declaración se entregará al declarante con la mención del registro.

El registro puede ser impugnado todavía por el ministerio público en caso de mentira o de fraude en el plazo de dos años a contar desde su descubrimiento. El cese de la convivencia conyugal entre los cónyuges en los doce meses siguientes al registro de la declaración prevista en el artículo 21-2 constituye una presunción de fraude.

Artículo 26-5

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 12 IV Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998)

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) A reserva de las disposiciones del segundo apartado (1º) del artículo 23-9, las declaraciones de nacionalidad surtirán efecto en la fecha en la que se suscribieron, cuando sean registradas.


Sección II: De las decisiones administrativas

Artículo 27

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) Toda decisión que declare inadmisible, aplace o rechace una solicitud (Ley nº 99-1141 de 29 de diciembre de 1999 art. 3 Diario Oficial de 30 de diciembre de 1999) de adquisición, de naturalización o de recuperación por decreto, así como una autorización para perder la nacionalidad francesa, debe estar fundamentada.

Artículo 27-1

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

Los decretos relativos (Ley nº 99-1141 de 29 de diciembre de 1999 art. 3 Diario Oficial de 30 de diciembre de 1999) a la adquisición, naturalización o recuperación, autorización para perder la nacionalidad francesa, pérdida o privación de esta nacionalidad, se adoptarán y publicarán en las formas fijadas por decreto. No tendrán efecto retroactivo.

Artículo 27-2

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

Los decretos relativos a la (Ley nº 99-1141 de 29 de diciembre de 1999 art. 3 Diario Oficial de 30 de diciembre de 1999) adquisición, naturalización o recuperación pueden anularse previo dictamen conforme del Conseil d’Etat en el plazo de un año a partir de su publicación en el Diario Oficial si el requeriente no reúne las condiciones legales; si la decisión ha sido obtenida mediante mentira o fraude estos decretos podrán anularse en el plazo de dos años a partir del descubrimiento del fraude.

Artículo 27-3

(Ley n° 73-42 de 9 de enero 1973)

Los decretos relativos a la pérdida por una de las causas previstas en los artículos 23-7 y 23-8 o privación de la nacionalidad francesa se adoptarán tras oír al interesado o invitarle a exponer sus observaciones.


Sección III: De las menciones en el Registro Civil

Artículo 28

Al margen de la partida de nacimiento, se hará mención de los actos administrativos y de las declaraciones que tengan por efecto la adquisición, la pérdida de la nacionalidad francesa o la recuperación de esta nacionalidad.

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 16 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998) Asimismo se mencionarán todas las primeras expediciones de certificados de nacionalidad francesa y de las decisiones jurisdiccionales que tengan relación con esta nacionalidad.

Artículo 28-1

(Ley nº 98-170 de 16 de marzo de 1998 art. 17 Diario Oficial de 17 de marzo de 1998 en vigor el 1 de septiembre de 1998)

Las menciones relativas a la nacionalidad previstas en el artículo precedente se anotarán en las copias de las partidas de nacimiento o de las actas levantadas en su sustitución.

Estas menciones se harán constar igualmente en los extractos de las partidas de nacimiento o en el libro de familia a petición de los interesados. Sin embargo, la mención de la pérdida, de la renuncia, de la privación, de la oposición a la adquisición de la nacionalidad francesa, de la retirada del decreto (Ley nº 99-1141 de 29 de diciembre de 1999 art. 3 Diario Oficial de 30 de diciembre de 1999) de adquisición de naturalización o de recuperación o de la decisión judicial en la que se confirme la extranjería se indicará de oficio en los extractos de las partidas de nacimiento y en el libro de familia cuando una persona que haya adquirido anteriormente esta nacionalidad, o a la que se le haya reconocido judicialmente, o a la que se haya expedido un certificado de nacionalidad francesa, haya solicitado que se mencione en dichos documentos.


Capítulo VI

Del contencioso sobre la nacionalidad

Sección I: De la competencia de los tribunales judiciales y del procedimiento ante estos tribunales

Artículo 29

La jurisdicción civil de derecho común es la única competente para conocer las impugnaciones de la nacionalidad francesa o extranjera de las personas físicas.

Las cuestiones de nacionalidad son prejudiciales ante cualquier otro órgano jurisdiccional de carácter administrativo o judicial a excepción de las jurisdicciones represivas que cuenten con un jurado de lo criminal.

Artículo 29-1

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) La sede y la jurisdicción de los tribunaux de grande instance competentes para conocer impugnaciones de la nacionalidad francesa o extranjera de las personas físicas se fijan por decreto.

Artículo 29-2

El procedimiento seguido en materia de nacionalidad, y en particular la comunicación de los emplazamientos, conclusiones y vías de recurso al Ministerio de Justicia, está determinado el Código enjuiciamiento civil.

Artículo 29-3

Todas las personas tienen derecho a actuar para hacer decidir si tienen o no la calidad de Franceses.

El Fiscal tiene el mismo derecho ante cualquier persona. Es el demandado necesario en cualquier acción declaratoria de nacionalidad. Se le debe complicar siempre que se plantee una cuestión de nacionalidad a título incidental ante un tribunal habilitado para entenderla.

Artículo 29-4

El procurador debe actuar si así lo requiere una administración pública o una tercera persona que ha planteado la excepción de nacionalidad ante una jurisdicción que ha aplazado la sentencia en aplicación del artículo 29. El tercero requeriente deberá ser acusado.

Artículo 29-5

Las sentencias y fallos pronunciados en materia de nacionalidad francesa por el juez de derecho común surten efecto incluso ante quienes no han sido partes ni han estado representados en ellos.

Cualquier interesado tiene permitido sin embargo impugnarlos judicialmente por terceria a condición de que complique al procurador de la República.


Sección II: De la prueba de la nacionalidad ante los tribunales judiciales

Artículo 30

La carga de la prueba en materia de nacionalidad francesa incumbe a aquél cuya nacionalidad es objeto de litigio.

Pero esta carga incumbe a quien niega la calidad de francés a un individuo titular de un certificado de nacionalidad francesa expedido de conformidad con los artículos 31 y siguientes.

Artículo 30-1

Cuando la nacionalidad francesa se atribuye o adquiere no por declaración, (Ley nº 99-1141 de 29 de diciembre de 1999 art. 3 Diario Oficial de 30 de diciembre de 1999) decreto de adquisición o de naturalización, recuperación o anexión de territorios, la prueba sólo puede presentarse estableciendo la existencia de todas las condiciones que requiere la ley.

Artículo 30-2

Sin embargo, cuando la nacionalidad francesa sólo puede tener su origen en la filiación, se tiene por establecida salvo prueba contraria si el interesado y el de su padre y madre que ha podido transmitírsela han poseído constantemente el estado de Franceses.

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) La nacionalidad francesa de las personas nacidas en Mayotte, mayores de edad el 1 de enero de 1994, se tendrá subsidiariamente por establecida si estas personas han poseído constantemente el estado de Franceses.

Artículo 30-3

Cuando un individuo reside o ha residido habitualmente en el extranjero, donde los ascendientes por cuya filiación posee la nacionalidad hayan permanecido fijos durante más de medio siglo, este individuo no podrá presentar la prueba de que tiene la nacionalidad francesa por filiación si él y aquel de su padre y madre que ha podido transmitírsela no han tenido la posesión de estado de franceses.

El tribunal deberá constatar en este caso la pérdida de la nacionalidad francesa en los términos del artículo 23-6.

Artículo 30-4

Aparte de los casos de pérdida o de privación de la nacionalidad francesa, la prueba de la extranjería de un individuo sólo puede establecerse demostrando que el interesado no reúne ninguna de las condiciones exigidas por la ley para tener la calidad de francés.


Sección III: De los certificados de nacionalidad francesa

Artículo 31

(Ley n° 95-125 de 8 de febrero de 1995 art. 15 Diario Oficial de 9 de febrero de 1995 en vigor el 9 de mayo de 1995)

El greffier en chef del tribunal d’instance es el único facultado para expedir un certificado de nacionalidad francesa a cualquier persona que justifique que posee esa nacionalidad.

Artículo 31-1

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) La sede y la jurisdicción de los tribunales d’instance competentes para expedir los certificados de nacionalidad se fijan por decreto.

Artículo 31-2

El certificado de nacionalidad indicará, haciendo referencia a los capítulos II, III, IV y VII del presente título, la disposición legal en virtud de la cual el interesado tiene la calidad de francés, así como los documentos que han permitido establecerlo. Da fe de ello hasta que se demuestre lo contrario.

(Ley n° 95-125 de 8 de febrero de 1995 art. 16 Diario Oficial de 9 de febrero de 1995 en vigor el 9 de mayo de 1995) Para establecer un certificado de nacionalidad el greffier en chef del tribunal d’instance podrá presumir, a falta de otros elementos, que las actas del registro civil levantadas en el extranjero y presentadas ante él producen los efectos que podría otorgarles la ley francesa.

Artículo 31-3

Cuando el (Ley n° 95-125 de 8 de febrero de 1995 art. 17 Diario Oficial de 9 de febrero de 1995 en vigor el 9 de mayo de 1995) greffier en chef del tribunal d’instance rehúse expedir un certificado de nacionalidad el interesado podrá acudir al Ministro de Justicia que decidirá si procede expedirlo.


Capítulo VII: De los efectos sobre la nacionalidad francesa de las transferencias de soberanía relativas a ciertos territorios

Artículo 32

Los franceses originarios del territorio de la República francesa tal como estaba constituido el 28 de julio de 1960, y que estaban domiciliados el día de su accesión a la independencia en el territorio de un Estado que había tenido anteriormente el estatuto de territorio de ultramar de la República francesa, han conservado la nacionalidad francesa.

Lo mismo ocurre con los cónyuges, viudos o viudas y descendientes de dichas personas.

Artículo 32-1

Los franceses de estatuto civil de derecho común domiciliados en Argelia en la fecha del anuncio oficial de los resultados del escrutinio de autodeterminación conservan la nacionalidad francesa cualquiera que sea su situación respecto a la nacionalidad argelina.

Artículo 32-2

La nacionalidad francesa de las personas de estatuto civil de derecho común nacidas en Argelia antes del 22 de julio de 1962, se tendrá por establecida en las condiciones del artículo 30-2 si estas personas han gozado constantemente de la posesión de estado de Franceses.

Artículo 32-3

Todos los franceses domiciliados en la fecha de su independencia en el territorio de un Estado que había tenido anteriormente el estatuto de departamento o de territorio de ultramar de la República, conservan de pleno derecho su nacionalidad puesto que ninguna otra nacionalidad les ha sido concedida por la ley de ese Estado.

Conservan igualmente de pleno derecho la nacionalidad francesa los hijos de las personas beneficiarias de las disposiciones del apartado anterior, menores de dieciocho años en la fecha de la accesión a la independencia del territorio en el que estaban domiciliados sus padres.

Artículo 32-4

Los antiguos miembros del Parlamento de la República, de la Asamblea de la Unión Francesa y del Consejo Económico que han perdido la nacionalidad francesa y adquirido otra extranjera por el efecto de una disposición general, pueden recuperar la nacionalidad francesa por simple declaración cuando tengan establecido su domicilio en Francia.

La misma facultad se ofrece a su cónyuge, viudo o viuda y a sus hijos.

Artículo 32-5

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993) La declaración de recuperación prevista en el artículo precedente puede ser suscrita por los interesados de conformidad con las disposiciones de los artículos 26 y siguientes, cuando hayan alcanzado los dieciocho años de edad; no podrán hacerlo por representación. Surtirá efecto para los hijos menores en las condiciones de los artículos 22-1 y 22-2.


Capítulo VIII: Disposiciones particulares relativas a los territorios de ultramar

Artículo 33

Para la aplicación del presente código en los territorios de ultramar:

Los términos “Tribunal de grande instance” se sustituyen cada vez por los términos “tribunal de première instance”.

Artículo 33-1

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993)Por derogación del artículo 26 la declaración la recibe el presidente del tribunal de première instance o el juez encargado de la sección destacada.

Artículo 33-2

(Ley nº 93-933 de 22 de julio de 1993)Por derogación del artículo 31, el presidente del tribunal de première instance o el juez encargado de la sección destacada son los únicos facultados para expedir un certificado de nacionalidad francesa a toda persona que justifique que tiene esa nacionalidad.


Título II

De las actas del Registro Civil

Capítulo I: Disposiciones generales

Artículo 34

(Ley de 28 de octubre de 1922)

En las actas del Registro Civil figurarán el año, el día y la hora en los que se establecen, los nombres y el apellido del oficial del Registro Civil, los nombres, apellidos, profesiones y domicilios de todos los que allí se denominan.

Las fechas y lugares de nacimiento:

a) Del padre y madre en las partidas de nacimiento y las actas de reconocimiento,

b) Del hijo en las actas de reconocimiento;

c) De los cónyuges en las partidas de matrimonio;

d) Del difunto en las partidas de defunción, se indicarán cuando se conozcan.

En caso contrario la edad de dichas personas se designará por su número de años al igual, en todos los casos, que la edad de los declarantes.En cuanto a los testigos, sólo se indicará su condición de mayor de edad.

Artículo 35

Los oficiales del Registro Civil no podrán insertar en las actas que establezcan, ya sea mediante nota o por enunciación, más que lo que deben declarar los comparecientes.

Artículo 36

En los casos en los que las partes interesadas no estén obligadas a comparecer personalmente, podrán estar representadas por un apoderado teniendo une procuración especial y publica.

Artículo 37

Los testigos presentes en las actas del Registro Civil deberán tener dieciocho años de edad como mínimo, ser padres o no, sin distinción de sexo; serán elegidos por las personas interesadas.

Artículo 38

(Orden nº 58-779 de 23 de agosto de 1958 art. 1 Diario Oficial de 30 de agosto de 1958)

El oficial del Registro Civil dará lectura de las actas a las partes comparecientes o a su apoderado y a los testigos; los invitará a tomar conocimiento directo de ellas antes de firmarlas.

En las actas se hará mención de la realización de estas formalidades.

Artículo 39

Estas actas serán firmadas por el oficial del Registro Civil, por los comparecientes y los testigos; o se mencionará la causa que impida firmar a los comparecientes y los testigos.

Artículos 40 à 45 (abrogados)

Artículo 46

Cuando no hubieren existido registros o se hubieren perdido, la prueba se recibirá tanto por títulos como por testigos; y en estos casos los matrimonios, nacimientos y defunciones podrán probarse tanto por los registros y documentos procedentes de los padres y madres difuntos como por testigos.

Artículo 47

(Ley de 10 de marzo de 1938)

(Decreto nº 62-921 de 3 de agosto de 1962 Diario Oficial de 9 de agosto de 1962)

Toda acta concerniente al estado civil de los franceses y los extranjeros, realizada en país extranjero, dará fe si ha sido redactado en las formas habituales en dicho país.

Artículo 48

(Ley de 8 de junio de 1893)

(Ley nº 93-22 de 8 de enero de 1993 art. 1 Diario Oficial de 9 de enero de 1993)

Toda acta del Registro Civil de los franceses en país extranjero será válida si ha sido establecida, conforme a las leyes francesas, por los agentes diplomáticos o consulares.

Una copia de los registros del estado civil llevados por estos agentes se remitirá al final de cada año al Ministerio de Asuntos Exteriores que asegurará su guarda y podrá expedir extractos.

Artículo 49

(Ley de 10 de marzo de 1932)

(Ley nº 93-22 de 8 de enero de 1993 art. 2 Diario Oficial de 9 de enero de 1993)

En todos los casos en los que la mención de un acto relativo al estado civil deba figurar al margen de un acta ya levantada o transcrita, se efectuará de oficio.

El oficial del Registro Civil que haya levantado o transcrito el acta que da lugar a la mención efectuará esta mención en un plazo de tres días en los registros que posee y, si la copia del registro en el que la mención debe efectuarse se encuentra en la secretaría, dirigirá un aviso al Fiscal de su distrito.

Si el acta en cuyo margen debe efectuarse esta mención ha sido levantada o transcrita en otro municipio, el aviso se dirigirá, en el plazo de tres días, al oficial del Registro Civil de este municipio y éste avisará de ello inmediatamente, si la copia del registro se encuentra en la secretaría, al Fiscal de su distrito.

Si el acta en cuyo margen debe efectuarse una mención ha sido levantada o transcrita en el extranjero, el oficial del Registro Civil que ha levantado o transcrito el acta que da lugar a mención avisará de ello al Ministro de Asuntos Exteriores en un plazo de tres días.

Artículo 50

(Ley n° 56-780 de 4 de agosto de 1956 art. 94 Diario Oficial de 7 de agosto de 1956)

Toda infracción de los artículos precedentes, por parte de los funcionarios en ellos denominados, se perseguirá ante el Tribunal de grande instance y será sancionada con una multa de 3 euros a 30 euros (ord. 2000-916 de 19 de septiembre 2000).

Artículo 51

Todos los depositarios de los registros serán responsables civiles de las alteraciones que se produzcan en ellos salvo su recurso, si procede, contra los autores de dichas alteraciones.

Artículo 52

Todas las alteraciones, todas las falsedades en las actas del Registro Civil, todas las inscripciones de estas actas hechas en una hoja suelta y no en los registros destinados para ello, darán lugar a daños y perjuicios de las partes sin perjuicio de las penas establecidas en el Código Penal.

Artículo 53

El Fiscal en el Tribunal de grande instance deberá verificar el estado de los registros en el momento de su depósito en la secretaría; levantará un acta verbal resumida de la verificación, denunciará las contravenciones o delitos cometidos por los oficiales del Registro Civil y requerirá la condena a las multas contra ellos.

Artículo 54

En todos los casos en los que un Tribunal de grande instance tendra competencia por actos relativos al estado civil, las partes interesadas podrán recurrir contra la sentencia.