El Pasaporte Italiano

Después de haber encarado en las páginas precedentes, el tema de la ciudadanía y las normas que la regulan, deseamos ahora ofrecerles algunas informaciones acerca del pasaporte, explicar sus características, su validez, como se solicita y que ocurre en presencia de hijos menor de edad.

Entre la ciudadanía y el pasaporte existe una estrecha relación, dado que éste sólo puede ser concedido por un Estado a sus ciudadanos y nunca a los ciudadanos de otro Estado. En circunstancias excepcionales, en el caso, por ejemplo de un apátrida, un Estado puede conceder el pasaporte a una persona que no sea ciudadano del mismo.

El pasaporte es un documento de viaje que sirve a una persona para salir de su País y entrar en otro Estado; es entonces un documento que atestigua que una persona es ciudadana de un determinado Estado y sirve para comprobar, frente a las autoridades de otro Estado, la identidad de dicha persona

En ausencia de este documento es imposible que una persona salga legalmente del territorio de su Estado y entre en el territorio de otro.

El pasaporte es el único documento de identidad reconocido en el exterior por las Autoridades locales, además de poder ser también usado como documento de identidad en el interior del propio Estado.

Sin embargo, el pasaporte no es necesario para viajar dentro de la Unión Europea, cuando se es ciudadano de un Estado miembro de la Unión. Un ciudadano italiano puede viajar dentro de la Unión, sin pasaporte, siendo suficiente comprobante la cédula de identidad italiana.

El pasaporte es necesario en cambio cuando se viaja fuera del territorio de la Unión Europea.

LA LEY QUE LO REGLAMENTA

El tema del pasaporte está regulado en Italia, en todos sus aspectos, por la Ley n° 1185, del 21 de noviembre de 1967.

Esta ley, retomando los principios constitucionales, prevé el derecho de cada ciudadano de salir del territorio italiano, haciendo uso del pasaporte.

La ley establece también:

- para que Países es válido el pasaporte;

- las causas que impiden su emisión;

- los órganos competentes para su emisión;

- el procedimiento a seguir para solicitarlo;

- los órganos administrativos y judiciales competentes para decidir acerca de los recursos presentados por el solicitante, en caso de haberse denegado el pasaporte;

- la validez del pasaporte y el procedimiento para su renovación después de su vencimiento;

- la necesidad del consenso de los padres a la emisión del pasaporte en presencia de hijos menores de edad;

- la posibilidad que tiene el Ministerio de Asuntos Exteriores de emitir pasaportes diplomáticos o de servicio.

COMO ESTA REALIZADO

El pasaporte italiano se compone de 32 (o 48 páginas). Este número de páginas lo hace cómodo de transportar y permite usarlo por alrededor de 10 años, en el caso del ciudadano que no viaje constantemente, por ejemplo, por motivos de trabajo. El pasaporte emitido por el Consulado General de Italia en Buenos Aires es únicamente de 32 pagine.

El pasaporte tiene en su tapa el escudo de la República Italiana, con la leyenda: Unión Europea – República Italiana y, debajo, la leyenda: pasaporte.

Detrás de la tapa, están los datos personales de quien solicita el pasaporte, esto es:

- el apellido;

- el nombre;

- la ciudadanía;

- la fecha de nacimiento;

- el sexo y el lugar de nacimiento.

Además de estos datos, se incluyen el código del País, – ITA en el caso de Italia –, el número de serie del pasaporte, la fecha de emisión y la fecha de vencimiento del documento.

Los mismos datos se reproducen más abajo, donde nuevamente son indicados el tipo de documento, el código del País, el apellido y el nombre del titular del pasaporte, el número de serie del documento y, finalmente, un código interno de la oficina que emite el pasaporte y que está registrado en el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Todos estos datos son necesarios dado que el pasaporte es un documento estrictamente personal y por lo tanto sirve para demostrar que la persona que lo exhibe es la misma que la indicada en el interior del mismo.

La contratapa del pasaporte en su totalidad, es un módulo de lectura óptica cuyos datos se transmiten a la International Civil Aviation Organization (ICAO) que permite controlar, a la policía de frontera de los aeropuertos de todo el mundo, la autenticidad del documento.

En la segunda página se indican, además del lugar de residencia, las características físicas del titular del pasaporte como la altura y el color de ojos, mientras que, en la tercer pagina se incluyen los eventuales datos relativos a los hijos o sea, apellido, el nombre, el sexo, el lugar y fecha de nacimiento.

En la cuarta página se pone un sello que especifica, en idioma italiano, inglés y francés, que el pasaporte es válido sólo para todos aquellos países cuyos Gobiernos sean reconocidos por el Gobierno italiano.

Las páginas siguientes sirven para ser completadas con las visas, cuando se llega a un País en el cual es necesaria la visa de ingreso, con los sellos, que cada año se deben pagar por el pasaporte1, y para eventuales rectificaciones, en el caso, por ejemplo que el titular del pasaporte haya cambiado sus características físicas o le haya nacido otro hijo.

En esta última hipótesis, la oficina que ha emitido el pasaporte, pone una nueva foto del titular del documento y un sello que confirma que la persona en cuestión es siempre la misma.

Si se pone el pasaporte a contraluz, en las páginas derechas siguientes a la tapa, es posible ver la imagen de Minerva, sobre la que se encuentra la leyenda: República Italiana, y, debajo, la leyenda: Europa. Al costado de la misma existe una franja de filigrana oscura. Esto también sirve para demostrar que el documento que se posee es auténtico y emitido por una Autoridad de la República Italiana.

LA VALIDEZ ANTERIOR

Hasta el 3 de febrero de 2003, la validez del pasaporte estaba fijada por ley, en 5 años.

Un pasaporte emitido, por ejemplo, el 1° de julio de 2002 vencía, en consecuencia, el 30 de junio de 2007.

El pasaporte con validez de 5 años se podía renovar por otros 5 años.

La validez total del pasaporte era entonces de 10 años, pero sólo si se renovaba al vencimiento de los 5 primeros años.

La validez del pasaporte ha sido revisada recientemente, por una nueva ley adoptada por el Parlamento italiano en enero de 2003.

LA NUEVA VALIDEZ

A fin de favorecer a los italianos residentes en el exterior, la Ley del 16 de enero de 2003, n° 31 ha revisado la ley sobre pasaportes de 1967, previendo una nueva validez para el mismo que de 5 años ha sido llevada a 102.

Entonces, un pasaporte emitido después del 4 de febrero de 2003, fecha de entrada en vigor de la Ley n° 3 del 2003, es válido por 10 años.

Un pasaporte emitido, por ejemplo, el 5 de febrero de 2003 vencerá el 4 de febrero de 2013.

Siendo válido por 10 años, un pasaporte emitido después del 4 de febrero de 2003 no deberá ser renovado luego de 5 años.

Al contrario, un pasaporte emitido antes del 4 de febrero de 2003, con validez, por lo tanto de 5 años, tendrá que ser indefectiblemente renovado al vencimiento de los 5 primeros años y por otros 5.

Al término del conjunto de diez años, se deberá solicitar un nuevo pasaporte que será válido por 10 años, sin necesidad de renovación.

LA EMISIÓN, LA RENOVACIÓN Y EL COSTO

Para obtener la emisión y, eventualmente, en la hipótesis de los viejos pasaportes con validez de 5 años, la renovación del pasaporte, es necesario ser ciudadano italiano y, en el caso de los ciudadanos de sexo masculino entre 18 y 45 años de edad, estar en regla con las obligaciones militares.

También, es necesario:

- presentarse personalmente en el Consulado, autocertificando frente al funcionario competente, los propios datos personales;

- presentar el pasaporte cuyo vencimiento opera, en el caso de renovación por otros 5 años;

- presentar dos fotos carnet (4x4 cm) recientes, en color o blanco y negro, ya sea para la primera emisión del pasaporte, o cuando el anterior ha superado los diez años, o cuando han pasado más de seis meses del vencimiento del pasaporte, con validez de 5 años, y es necesario realizar una nueva emisión;

- demostrar la residencia en la circunscripción consular de Buenos Aires mediante un documento de identidad en buen estado y actualizado en los últimos 5 años, como por ejemplo el Documento Nacional de Identidad (D.N.I.) o la Cédula de Identidad o eventualmente, para los nacidos en Argentina y los naturalizados, también el pasaporte argentino en curso de validez, además de una factura paga, a nombre del interesado, de un servicio como el gas, el teléfono o la luz;

- presentar, en el caso de un ciudadano argentino nacido fuera del territorio de la República Argentina, el D.N.I. para extranjeros, siempre que haya sido emitido a partir del 16 de agosto de 1992, mientras que si no se lo posee, será necesario presentar el

“Certificado” de la “Cámara Nacional Electoral”, donde resulte que el solicitante no se ha naturalizado argentino.

Si se debe renovar un pasaporte con validez de 5 años, se debe presentar el acta de nacimiento y el pasaporte con el cual se ha entrado en Argentina, para verificar la fecha y el lugar de nacimiento del solicitante.

Si se solicita la renovación y el pasaporte no fue emitido por el Consulado General de Italia en Buenos Aires, el Consulado deberá pedir la autorización para conceder la renovación, a la oficina que emitió el documento original.

Si el pasaporte ha sido emitido por la Policía de Roma, por ejemplo, el Consulado deberá pedir la autorización a la Policía de Roma.

La renovación de un pasaporte con vencimiento de 5 años, se puede solicitar, como máximo, con una antelación de seis meses a dicho vencimiento.

Tratándose de un documento estrictamente personal, la solicitud de pasaporte debe hacerse personalmente y no puede ser delegada.

Si la documentación presentada está en regla, el pasaporte es emitido por el Consulado en el día, previo pago, en pesos de curso legal, del costo del mismo y de la tasa.

En el caso de emisión del pasaporte, el costo total es de 34,20 pesos, mientras que en el caso la renovación es de 29,10 pesos. Estos son los costos previstos a la fecha de publicación del presente volumen; podrían variar, por eso es preferible consultar siempre el sitio internet del Consulado General (www.consitalia-bsas.org.ar).

El importe de la tasa anual para el pasaporte es de 29,10 pesos.

La emisión, así como la eventual renovación, del pasaporte puede ser solicitada al Consulado General de Italia en Buenos Aires.

Gracias al desarrollo de nuestro sitio Internet, cada acto relativo a la solicitud de emisión o renovación del pasaporte podrá ser presentado, a través del sitio del Consulado General, activando la tarjeta electrónica de servicios que se pondrá a disposición a la brevedad, Ulteriores informaciones sobre los servicios interactivos están disponibles en el sitio web del Consulado General o en la Guía a los Servicios Interactivos, publicada el 15 de abril pasado, que forma parte de la serie de publicaciones editada por el Consulado General.

EL ROBO O PÉRDIDA DEL PASAPORTE

Si el pasaporte ha sido perdido o robado, el titular deberá presentar la correspondiente denuncia en la Policía argentina y presentarse en el Consulado General, con una copia de la denuncia.

En el Consulado, el titular del pasaporte deberá completar una declaración relativa al robo o pérdida del pasaporte que será transmitida a Italia, al Ministerio del Interior.

Concluidas las averiguaciones referentes al robo o pérdida del documento, el Consulado emitirá un nuevo pasaporte a quien resida en su circunscripción consular, mientras que, en el caso de un turista que se encuentre de paso por Buenos Aires, emitirá una hoja de viaje que sustituye, sólo para el viaje de regreso a Italia, el pasaporte perdido o robado.

EL CONSENSO PARA LOS MENORES

A fin de proteger a los menores, la ley de pasaportes prevé la necesidad del acto de consenso.

En la práctica, quien tiene hijos menores, puede obtener la emisión del pasaporte sólo en presencia del otro progenitor.

Se trata de una autorización que debe ser dada personalmente frente al funcionario público competente y, en el exterior, frente al funcionario consular.

Si uno los dos padres no puede ubicarse o se rehusa a dar el consentimiento para la emisión del pasaporte al otro progenitor; a pedido del interesado, la Autoridad Consular puede intervenir como juez tutelar autorizando mediante un Decreto la emisión del pasaporte, pero sólo después de haber completado las averiguaciones requeridas por la ley de tutela de los menores.

La ley de pasaportes de 1967 preveía la necesidad de intervención del juez tutelar, también cuando el menor de edad tuviese un sólo progenitor, por que el otro, por ejemplo había muerto.

También en este caso el juez tutelar debía autorizar, con una sentencia, la emisión del pasaporte al único progenitor que ejercía la patria potestad.

La Ley n° 3 del 2003 intervino en este aspecto, aportando una importante modificación a la norma anterior, modificación tendiente a agilizar el trámite, para aquellos que ejercen individualmente la patria potestad.

De ahora en más, quien ejercita la patria potestad en forma exclusiva, sobre el hijo menor de edad, no deberá ya dirigirse al juez tutelar para obtener la autorización para la emisión del pasaporte. En este caso, bastará simplemente presentarse frente ala Autoridad competente que, en el caso de los italianos residentes en el exterior, es el Consulado de la circunscripción consular en la que residen, presentar la solicitud y, si no existen obstáculos de otro tipo, el documento podrá ser emitido inmediatamente.