El tratado Italia-Argentina (nacionalidad)

EL TRATADO ENTRE ITALIA Y ARGENTINA DEL

29 DE DICIEMBRE DE 1971

A fin de reforzar los vínculos por tiempo existentes entre los dos Países y de ofrecer a los italianos y a los argentinos la posibilidad de ser ciudadanos de ambos Países, Italia y Argentina suscribieron el 29 de diciembre de 1971 un tratado sobre el tema de la doble ciudadanía.

El Tratado permite a italianos y argentinos adquirir la ciudadanía italiana o argentina en las condiciones previstas por la legislación vigente en cada una de las Partes suscriptoras y de mantener la ciudadanía que ya se poseía, aun si los derechos relativos a esta última no puedan ser ejercitados.

Las personas que se valgan de las disposiciones del Tratado estarán sujetas a la legislación del Estado que ha concedido la nueva ciudadanía y no podrán estar, al mismo tiempo, sujetas, a la legislación italiana y a la legislación argentina.

Los argentinos que adquieran la ciudadanía italiana y los italianos que adquieran la ciudadanía argentina deberán inscribirse en los registros instituidos por el Estado del que se adquiere la ciudadanía y, a partir da la fecha de inscripción en estos registros, gozarán de la cualidad de ciudadanos de ese Estado.

Dicha inscripción deberá ser comunicada, por vía diplomática o consular, al la otra Parte suscriptora y sólo a partir de esta comunicación se suspenderá el ejercicio de los derechos relativos a la ciudadanía que se poseía originalmente.

El ejercicio de los derechos civiles, políticos y sociales, la protección diplomática y el otorgamiento del pasaporte están regulados por la ley del Estado que concede la nueva ciudadanía.

La persona que obtiene la nueva ciudadanía y que posteriormente restablece su domicilio en su País de origen, readquiere todos los derechos y obligaciones relativos a la ciudadanía de origen. El retorno al domicilio original deberá ser manifestado frente a las autoridades competentes de ambos Países y ser inscriptos en los registros antes mencionados.

El Tratado de 1971 sobre doble ciudadanía se aplica sólo a aquellos italianos o argentinos que declararon expresamente de valerse de sus disposiciones frente a las autoridades encargadas de llevar estos registros.

Si un italiano o un argentino no declara de querer valerse de las disposiciones del Tratado, este último no tendrá efecto en lo que lo concierne.

El Tratado de 1971 concierne a las personas que adquieren la ciudadanía italiana o argentina, por ejemplo por naturalización, cuando ya poseen una de las dos ciudadanías y no concierne a aquellos ciudadanos argentinos que solicitan el reconocimiento iure sanguinis de la ciudadanía italiana.

Obtenido el reconocimiento, estos últimos son de hecho, ciudadanos italianos desde el momento del nacimiento y no tienen entonces necesidad de adquirir la ciudadanía italiana por naturalización, pudiendo además mantener la ciudadanía argentina y los derechos conexos a ella.