La pérdida de la ciudadania

Al contrario de la ley de 1912, la normativa vigente prevé que la ciudadanía se pierde sólo en caso de renuncia de parte del ciudadano y sólo si éste ya posee, adquiere o readquiere otra ciudadanía y reside o transfiere su residencia al exterior.

La pérdida de la ciudadanía es automática si el ciudadano:

- acepta un empleo público en un Estado extranjero o en una organización internacional en la que no participe Italia, o preste en el exterior el servicio militar y no obedezca la orden del Gobierno italiano de abandonar ese empleo o servicio militar;

- durante el estado de guerra con un Estado extranjero, trabaje o preste servicio militar para este último o adquiera voluntariamente su ciudadanía.

El hijo menor de un ciudadano que pierde la ciudadanía italiana no la pierde a su vez, aunque puede renunciar a ella cuando alcance la mayoría de edad, si ocurren los supuestos previstos por la ley.

Con anterioridad al 27 de abril de 1983 (fecha en que entró en vigencia la Ley n° 123/83), la mujer extranjera, convertida en italiana a través del matrimonio con un ciudadano italiano (nacido en Italia o doble ciudadano), si después de la muerte del marido o el divorcio, mantenía o transfería su residencia en el exterior y readquiría, o no había jamás perdido, la propia ciudadanía de origen, según el art. 10, inc. 2, de la ley 555/12, perdía la ciudadanía italiana. Para estas situaciones no está prevista todavía la readquisición, faltando, al efecto, una especial disposición normativa.

LA READQUISICIÓN DELA CIUDADANÍA

Quien haya perdido la ciudadanía italiana la puede readquirir:

- si presta servicio militar en Italia y declara previamente de quererla readquirir;

- declara de quererla readquirir y presta, aún en el exterior, un empleo para el Estado;

- declara de quererla readquirir y ha establecido, dentro del año de efectuada la declaración, su residencia en Italia;

- después del año de establecida la residencia en Italia, salvo que renuncie a la readquisición de la ciudadanía dentro del mismo término;

- si ha establecido desde hace dos años su residencia en Italia y demuestre de haber abandonado el empleo público o el servicio militar desarrollados en el exterior, no obstante la intimación del Gobierno italiano de dejar ese empleo o servicio.

La readquisición de la ciudadanía no está permitida, sin embargo:

- en el caso de adopción, si la revocación de la adopción tiene lugar por un fallo imputable al adoptado;

- si la pérdida de la ciudadanía tiene lugar durante el estado de guerra contra otro País por haber aceptado un empleo o haber desarrollado el servicio militar en ese país y no haber obedecido la orden del Gobierno italiano de abandonar dicho empleo o servicio.

El hijo menor de quien adquiere o readquiere la ciudadanía italiana y convive con él, deviene, a su vez, en ciudadano italiano. Alcanzada la mayoría de edad puede, sin embargo declarar de querer renunciar a dicha ciudadanía.