Nacionalidad

Contenidos Relacionados

Descendentes de portugueses podrán optar por la nacionalidad lusa

Lisboa.- Los hijos o nietos de lusitanos podrán adquirir la nacionalidad portuguesa por su condición de familiares de ciudadanos de este país europeo, al amparo de la nueva Ley de Nacionalidad aprobada en el Parlamento luso.

Antonio de Almeida e Silva, consejero de las Comunidades Portuguesas en Brasil, estimó hoy en 5 millones el número de brasileños nietos de portugueses residentes en el país latinoamericano que podrán beneficiarse de la ley aprobada en el Parlamento luso ayer, jueves.

La nueva Ley de Nacionalidad permite que los nietos -también los hijos- de portugueses nacidos en el extranjero pueda adquirir la ciudadanía de sus mayores.

De Almeida e Silva, que recordó que cerca de 800.000 portugueses viven en la actualidad en Brasil, se felicitó por la medida que, a su juicio, da respuesta a una antigua reivindicación de las comunidades emigrantes del país ibérico repartidas por todo el mundo.

El presidente del Centro Portugués de Caracas, André Pita, también alabó la medida, que como dijo posibilitará acceder a la ciudadanía lusa a los descendientes de los cerca de 400.000 portugueses residentes en Venezuela.

t

Antonio Antunes Canas, consejero de las Comunidades Portuguesas en Argentina, subrayó como positiva una medida que afectará a los hijos y nietos de unos 12.000 emigrantes.

Adopta Portugal nueva ley de naturalización

Lisboa, 16 feb (PL) La asamblea portuguesa adoptó hoy por mayoría una nueva ley de ciudadanía que simplifica los trámites de naturalización en beneficio de la inmigración legal.

Para su autor y ministro de la presidencia del Consejo (secretario general del gobierno), Pedro Silva Pereira, la norma es una medida política que pretende la inclusión social.

La ley otorga la nacionalidad portuguesa a inmigrantes de segunda y tercera generación, los primeros si son hijos de algún progenitor con más de cinco años de residencia legal, y los segundos si descienden de aquellos.

Estamos beneficiando a personas que nacieron en Portugal, asisten a sus escuelas, hablan su idioma y en su mayoría no conocen otro país. Son niños que no tenían acceso a la nacionalidad, explicó Pereira.

La ley anterior no establecía esas posibilidades y se limitaba a exigir una residencia legal de seis años para los oriundos de antiguas colonias: Angola, Brasil, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Mozambique, Sao Tomé y Príncipe y Timor l´Este, y de dos años para los del resto del mundo.

En favor de la nueva legislación votaron el gobernante Partido Socialista, y los opositores Socialdemócrata y Comunista. El conservador Centro Democrático y Social y el Bloque de Izquierda se abstuvieron.